cambio en el sistema educativo es una alternativa a las malas notas

Cambiar de sistema educativo: la solución a las malas notas

Sacar malas notas no tiene por qué ser sinónimo de ser mal estudiante. Y es que las calificaciones escolares no siempre son reflejo del verdadero rendimiento de un alumno. Muchos padres dudan sobre cómo actuar cuando sus hijos reciben un boletín de notas que no corresponde a sus expectativas. A continuación te damos las claves para reaccionar de la manera más ventajosa ante dicha situación.

Todos queremos educar a nuestros hijos para que tengan el mejor futuro profesional, pero ante unas malas calificaciones caben muchas reacciones, y no todas son acertadas. Enfadarnos con nuestro hijo adolescente puede ser la respuesta más cómoda cuando está trabajando por debajo de sus capacidades, pero ¿es siempre esa la razón de unos suspensos? Claramente son un síntoma de que el alumno tiene un problema, pero éste puede radicar en que el sistema de aprendizaje que está siguiendo no es el adecuado para él. No siempre malas notas es igual a mal estudiante.

Un buen análisis en búsqueda de la solución más apropiada puede hacer que los estudios de nuestro hijo cobren vida y él recupere la motivación perdida. Y un cambio en la metodología de estudios que se adapte más a su personalidad y habilidades puede ser la solución y el primer paso hacia un éxito asegurado.

Estudiar en el extranjero, una solución eficaz a las malas notas

malas-notas

Es un hecho que no todos los alumnos obtienen el mismo provecho del sistema educativo español. Por eso, es necesario tener en cuenta todas las alternativas y conocer otros sistemas educativos que se centran en sacar el mejor partido a las habilidades de cada alumno y le ayudan a recuperar y mantener su motivación con una educación más personalizada.

Conociendo esta situación, muchos padres se plantean enviar a sus hijos a estudiar al extranjero. Y es que hemos visto durante años cómo los colegios privados en Inglaterra y Estados Unidos se han convertido en un ascensor para aquellos estudiantes que tienen un buen expediente, y un flotador para aquellos que no han encajado en el sistema educativo español.

La amplia oferta educativa en el extranjero hace que podamos encontrar el sistema educativo y el colegio que mejor se adapte a las necesidades del alumno. Todavía estamos a tiempo de reaccionar ante unas malas notas, proporcionando a nuestros hijos la educación que mejores resultados les ofrezca acorde a sus posibilidades. A continuación te ofrecemos algunas de las ventajas que nos ofrecen los sistemas educativos de Reino Unido y Estados Unidos.

Ventajas del sistema educativo en Estados Unidos

La gran ventaja que encontramos en el sistema educativo estadounidense es la ausencia de evaluaciones, que solo son finales. Este hecho permite que los estudiantes puedan convalidar su curso con los créditos obtenidos durante el año. En este sentido, el sistema educativo americano ofrece mayores oportunidades que el sistema español.

malas-notas

Otra de las ventajas que hace que el sistema educativo estadounidense beneficie a los alumnos que quieran pasar un año escolar en el extranjero es la calidad de los medios e instalaciones de los colegios, además de los reducidos grupos y del alto nivel de participación en las aulas.

Los alumnos españoles, cansados de no ver sus esfuerzos “recompensados” y de que sus resultados académicos no reflejan sus capacidades, acaban desconcertados sobre los estudios que deben cursar. En este contexto, el sistema educativo estadounidense orienta y prepara al alumno en el camino hacia la universidad de manera concienzuda.

Ventajas del sistema educativo británico

Estudiar en el Reino Unido no es solo poder aprender un idioma de forma fluida. El sistema educativo británico motiva a los alumnos de una forma práctica, haciéndoles discurrir, pensar y sobre todo aprender y calibrar sus conocimientos. Todo ello es debido a que la evaluación continua les ayuda a mantener un esfuerzo constante durante todo el año, evitando la saturación durante las pruebas finales.

malas-notas

Pero además el sistema educativo británico valora el trabajo en equipo no solo entre los alumnos, sino también entre los profesores. Este sistema fomenta la reunión de todos los profesores de un mismo curso para valorar el nivel que se debe asignar a cada alumno, identificando las necesidades educativas específicas que el alumno requiere. A este sistema se le denomina Moderation.

Por otra parte, definir los objetivos específicos que cada alumno debe alcanzar a lo largo del curso ayuda a centrarlos en lo que deben conseguir. Así, se les fijan unos targets concretos que asumen que deben conseguir. Se trata de una tarea fundamental para evaluar el nivel general de los alumnos al final de cada ciclo.

 

Cambiar de sistema educativo en el momento en que notemos los primeros síntomas de que nuestros hijos no están sacando el mejor partido a sus estudios es la mejor decisión que podemos tomar. Cuando el futuro educativo de nuestros hijos está en juego, no podemos dudar en aprovechar todas las oportunidades que los sistemas educativos en otros países nos puedan proporcionar.

ASTEX

Departamento Curso Escolar

Sin comentarios

Publicar un comentario

No te pierdas las novedades de nuestro blog ASTEX

¿Qué encontrarás en nuestro blog?

Descubrirás contenidos y consejos sobre educación internacional.

Tus datos no serán compartidos.